Reseña: Hocico – Ofensor (por Deni Olmedo)

hocico_ofensor_unpocodeinfo

Tracklist:
Ofensor  
1-1 Déjà-Vu Siniestro  3:32
1-2 Relentless  5:09
1-3 Sex Sick  5:03
1-4 Bienvenido A La Maldad  4:34
1-5 El Destello En El Cristal  3:05
1-6 Heart Attack  5:04
1-7 I Will Be Murdered (4 Minutes Of Horror)  4:31
1-8 Ofensor  4:15
1-9 Mind Circus  4:51
1-10 The 5th Circle  2:10
1-11 Auf Der Flucht  4:55
1-12 In The Name Of Violence  4:43
1-13 Muerte En Reversa  4:14

Invasor (Bonus Disc)
2-1 Black Opium (Aneto Remix By Heimatærde) 4:28
2-2 Sexsick (Touched By Stahlnebel & Black Selket) 5:22
2-3 Mind Circus (Darkstaar Vs. AJ Afterparty Remix) 4:48
2-4 Black Opium (Flames From Hell By Salem Witch Switch) 4:46
2-5 Heart Attck (Remixed By Jak Syn) 5:21
2-6 Relentless (Elektrosauerkraut Remix Von Ost+Front) 3:45
2-7 Black Opium (H.Execution By H.Exe) 3:38
2-8 Ofensor (Remixed By Powerotik) 4:27
2-9 Sex Sick (Remixed By Twisted Destiny) 5:24
2-10 Heart Attack (Unzyme’s Hyperventilation Shaft Remix) 3:39
2-11 Ofensor (Remixed By Orbitales) 4:04

Cuatro años han pasado desde que Racso Agroyam y Erk Aicrag lanzaran su último álbum, El último minuto antes de que tu mundo caiga. Cuatro años en que, como Hocico, aprovecharon para sacar a la vena un recopilatorio —Los días caminando en el fuego (20 Years keeping the blood boiling), 2013— y el directo Die Hölle über Berlin (2014). Mientras que, en solitario, Garcia publicó con Rabia Sorda Hotel Suicide (2013).

Cuatro años que han dado para replantear, después de nueve álbumes de estudio y 22 años de lucha, qué tipo de música querían hacer para su décimo álbum. Si querían seguir siendo los agresivos y llena pistas de su anterior trabajo o darle un giro a la situación. Y, felizmente, eligieron esta segunda opción. Y digo felizmente no porque fuera de baja calidad lo que hacían. Totalmente al contrario. Habían llegado a un punto, a un estatus, en que hicieran lo que hicieran iba a ser un éxito seguro. Felizmente porque se agradece que un grupo que se dirige al medio siglo de existencia, siga teniendo ganas de experimentar, de darle una vuelta de tuerca, de no conformarse con lo que hacen. De salir de la zona de confort, que dicen ahora los entendidos en relaciones sociales… Y lo han hecho echando la vista atrás y volviendo un poco a los orígenes. A trabajos como Signos de aberración. Es decir, sacrificando un poco los bpm de sus composiciones a cambio de una atmósfera más oscura y opresiva. Y una vuelta a incluir temas instrumentales. Que se echaba de menos. Todo eso es Ofensor. Un trabajo que han vuelto a publicar a través de Out of Line, su discográfica desde 1998 y que, para no perder la costumbre (sana costumbre, para los fetichistas de las ediciones limitadas) han sacado en varias versiones: la normal, la limitada de doble cd (con un segundo cd extra, titulado Invasor, que recoge remixes hechos por grupos como Stahlnebel & Black Selket, Ost+Front o Heimatærde) y ya, para auténticos “enfermos” del grupo, una caja de madera  limitada a 200 unidades y numerada que contiene un tercer cd (Agresor) con tres temas adicionales, certificado de propiedad firmado por los dos componentes del grupo y una máscara mexicana de lucha libre que se ha creado exclusivamente para este set. Lo dicho: para enfermos de Hocico.

Musicalmente hablando, os comentaba que este Ofensor es una vuelta a los orígenes del grupo. A temas más Old School, oscuros y pesados, menos rápidos que en trabajos como Wrack and Ruin. Los temas instrumentales, de marcado corte neoclásico a modo de mini sinfonías, vuelven a estar muy presentes: claros ejemplos son Déjà-Vu Sinestro (tema que abre el primer cd), El destello en el cristal, The 5th circle o Muerte en reversa.

Los medios tiempos (ojo, cuando hablo de medios tiempos no os imaginéis un tema de synthpop lento, hay que ponerlo en contexto con lo que son Hocico: agresivos) están presentes en la mayoría del tracklist: Relentless es un tema que parece que en cualquier momento va a doblar su rapidez, pero no lo llega a hacer y, sin embargo, cuando te quieres dar cuenta, estás siguiendo con el cuerpo el ritmo. Lo mismo sucede con la siguiente, Sex Sick. Algo que cambia radicalmente con Bienvenido a la Maldad, la cuarta canción del tracklist: en castellano, agresiva… feroz. Sí, quizá feroz es el adjetivo que le haga más justicia. Para bailar hasta reventar.

Se baja radicalmente de ritmo con las siguientes El destello en el cristal (instrumental) y Heart Attack. Repetitiva hasta casi conseguir un efecto hipnótico. Y cuando se podía pensar que la cosa no podría ser más oscura, una nueva bofetada en la cara: I Will Be Murdered (4 Minutes Of Horror). Un tema oscuro, gótico, sin batería. El ritmo lo marca repetitivos arpegios de sintetizador. Y de ahí un nuevo cambio radical: otro tema para subirte a 150 las pulsaciones, que es Ofensor. Bases de sintetizadores fantasmagóricas al servicio de una batería programada para que las pulsaciones salten, y de nuevo en castellano (es curioso, y tiene que haber seguro una explicación, que los temas más agresivos y disparados, sean en castellano).

Vuelven a bajar de ritmo con Mind Circus. Un tema que sin llegar a unos medios tiempos, mete guitarras sampleadas y bases de sintetizador que recuerdan a lo que se usaba en los noventa, pero distorsionadas. Como una burla macabra. Que es lo que viene a ser The 5th circle: dos minutos y medio de sintetizadores distorsionados, digna de cualquier película de terror. Auf der Flucht es pegadiza, pero en el sentido que puede ser un tema de Hocico: bases y estribillos repetitivos que consiguen que lo tararees.

In the name of violence, aún siendo acelerada y agresiva, no llega al punto cuasi psicópata de las que hemos comentado anteriormente. Un tema llena pistas, que fue escogido para su publicación como maxisingle (con versiones de Xotox o de Faderhead, además de la inevitable revisión hecha por ellos mismos). Es el canto del cisne de este Ofensor al que, en su versión más sencilla, sólo le quedará un tema adicional, un outro instrumental, continuación del primero del tracklist, titulado Muerte en reversa.

Ofensor es un trabajo más que digno, que nos devuelve a los Hocico que a mí, particularmente, más me gustan: los de Signos de Aberración. Los que saben hacer temas rompe-pistas y canciones que parecen sacadas de la peor de las pesadillas.

¡Larga vida a los mexicanos!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *